(Ida Gramco)

IDA GRAMCKO:HONDURA METAFÍSICA



Una tarde entré al CELARG y me senté cerca de una dama de rostro luminoso, atento. Le pregunté si había llegado la poeta Ida Gramcko, porque me había inscrito en su taller de Mitos y Poesía. Ella sonrió de manera un tanto traviesa y me dijo que sí, que ella la había visto llegar. Cuando comenzó el Taller, sentados todos alrededor de la mesa, nos presentaron a Ida Gramcko. Era ella, quien había jugado a pasar de incógnito. Todavía conservo sus notas y los libros que me dedicó, "en la esperanza de la poesía". Esta semana, la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, le rinde homenaje a su persona y a su magnífica obra literaria, que comprende la poesía, el drama y el ensayo. El Papel Literario de El Nacional con la pluma de Virginia Riquelme recrea mi espíritu, quien refiriéndose a la devoción de sus amigos hacia ella, escribe: "me atrevo a decir que también es probable que esa haya sido su forma de habitar poéticamente el mundo (sirviéndome de Martín Heidegger, filósofo tantas veces citado en la obre ensayística de Gramcko)". Sus reflexiones traen a mi memoria la hondura metafísica de su pensamiento y la riqueza exuberante de su verbo. He aquí uno de sus poemas:

Lo máximo murmura

Si he sido fiel al colmo compartido
de lo divino, si desamparada
el amparo esencial he mantenido
esta máxima y diáfana morada;
si en el dolor, de su inmutable nido
_colmena de una miel honda y dorada
donde brilla, lejana del sentido,
luz de esencial y única alborada_
no dudé y su fervor he sostenido
pese a estar triste, pese a estar turbada
por el miedo a la duda, y si he sentido
lo total, padeciendo más callada,
si me alcé sobre el grito y su estallido
como entera confianza delicada,
si no he visto y en lo único he creído
y soy la fe más bienaventurada,
¿puedo esperar lo que yo anhelo? Pido
sabiendo que mi voz será escuchada,
como se escucha un manantial sin ruido.
En esta unión altísima y sagrada
se oye la claridad y no el sonido,
se escucha el resplandor de la cascada.
De Poemas de una Psicótica, Editorial Grafos 1964

Ida Gramcko es Premio Nacional de Literatura, Premio de Prosa José Rafael Pocaterra, Premio de Teatro del Ateneo de Caracas, Premio de Poesía José Rafael Pocaterra, Premio Municipal de Poesía.

Algunas de sus obras:
Umbral, 1941;
Cámara de Cristal, 1943;
Contra el desnudo corazón del cielo, 1944;
La Vara Mágica, 1948;
Poemas, 1952;
Poesía y Teatro, 1955;
Poemas de una Psicótica, 1964;
Lo máximo murmura, 1965;
Solo y Soledades, 1966;
Este canto rodado, 1967 (Prosa y Poesía);
La andanza y el Hallazgo, Antología de Monte Avila Editores,1972;
Salmos, 1968;
Prosa: Mujer del Catey; María Lionza, 1955;
La dama y el oso, 1959;
Los Estetas, los Mendigos, los Héroes, 1970;
Juan sin Miedo, 1956;
Preciso y Continuo, 1967;
El jinete de la brisa, 1967;
O Grados Norte Franco, 1969;
Tonta de Capirote, 1972.

Selección Carmen Cristina Wolf
Cuadernos de Poesía

 1
eXTReMe Tracker